Reciclar en tiempos de pandemia

Cuando se habla del cuidado del medio ambiente se está hablando de la protección del planeta y de adquirir hábitos o costumbres sencillas, que permitan reducir la contaminación, ahorrar energía y conservar los diferentes recursos naturales.

El cuidado del mismo, no es sólo una preocupación de las empresas, también son los hogares los que ponen su granito de arena. Ponerse cuanto antes manos a la obra para colaborar en el cuidado de nuestro entorno, es un pequeño cambio que puede lograr mucho.

Un referente de estas buenas acciones a nivel empresarial y regional, es Dangen Plásticos, una pyme familiar, que desde 1992 viene aportando al medio ambiente, con su planta recicladora y procesadora ubicada en la ciudad de Plottier, provincia de Neuquén.

“Fomentar el uso responsable de residuos es lo que motiva a la empresa”, nos cuenta Emiliano Daniele, socio gerente de Dangen. La misma se dedica al reciclado de plásticos y a la fabricación de productos mobiliarios exterior; y cuentan con una rama de negocios para el sector industrial. Utiliza todo tipo de residuos plásticos para fabricar los asientos, cestos y hasta toboganes que vemos en muchas plazas de la región.

“Todo este proceso de trabajo en los plásticos tiene un impacto ambiental, porque es un residuo que genera un gran problema en el medio ambiente, pero también lo que se busca es un impacto social”, sostiene Emiliano. En parte esto, está haciendo abordado por las campañas de concientización ambiental.

Por eso, todos los años la empresa hace una campaña ecológica con escuelas y con otras instituciones, pero esta vez, en el marco del contexto actual de la pandemia, y aprovechando la “Semana del Ambiente”, decidieron lanzar una campaña de reciclado de plásticos con una convocatoria diferente: “invitar a la familia a recolectar desde su casa”.

La propuesta es juntar las botellas que se consumen normalmente y envases que sobran en casa o bien armar un «ecoenvase» con envoltorios y plásticos flexibles de un solo uso, como paquetes de fideos, bolsas de nylon o envoltorios de galletitas.

Las familias que donen sus residuos participarán de un sorteo de maceteros, composteras y otros artefactos hechos con material recuperado. Con relación a eso, Emiliano nos aporta un dato interesante: “en la Argentina se estima que las bolsas de residuos está compuesta de un 50 % por materiales orgánicos, un 25% por material reciclables y un 25 % material que no pueden ser reciclables.  Un 75% de nuestra bolsa es reutilizable. Y en ese contexto, dentro de la campaña, impulsamos un nuevo producto creado en plena pandemia, composteras familiares, justamente para reducir ese 50 % de orgánicos”.

El material se recibirá en la planta los días 24 y 25 de Julio, ubicada en Parque Industrial de Plottier y todos los desechos que se donan ingresan a una máquina que los muele y los procesa para elaborar una madera plástica, con eso, se fabrica bancos, cestos y hasta garitas de colectivos.

La campaña está destinada a familias del Alto Valle, desde Centenario a Senillosa. Además de reciclar, las invitan a compartir fotos de la experiencia a través de la página de Facebook «Dangen Plásticos SRL».

Autora: Julieta Padin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *